Ver en Español View in English Ver em Portuguès
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  
Noticias (Archivo)
El Mercosur, a un paso de convertirse en una unión aduanera perfecta

 

(05.08.10)El Mercosur logró este lunes, en la última reunión de Mercosur en San Juan, un trascendente acuerdo en sus casi 20 años de historia para constituirse como una verdadera unión aduanera y enfatizó su propósito de lograr un tratado "justo" de asociación comercial con la UE sin desatender las negociaciones con otros socios.

Los cancilleres del bloque fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay acordaron en San Juan un mecanismo para la eliminación gradual del doble cobro del arancel externo común (AEC), objetivo buscado desde 2004.

También acordaron una fórmula para la redistribución de la renta aduanera, otra de las antiguas aspiraciones del mayor bloque suramericano.

"Estos son pasos fundamentales para avanzar en la libre circulación intrazona y perfeccionar la unión aduanera", destacó el canciller argentino, Héctor Timerman.

Actualmente, cuando una mercancía producida fuera del bloque es exportada al Mercosur paga el AEC en la aduana de ingreso y, si es reexportada a su vez a otro país del bloque, vuelve a pagar el AEC.

Esto dejará de suceder a partir de 2012, cuando se pondrá en marcha un cronograma gradual para la eliminación de la doble tributación.

En cuanto a la redistribución de la renta aduanera, el mecanismo acordado incluye compensaciones para Paraguay, que, por carecer de litoral marítimo, una vez que se elimine el doble cobro del AEC dejará de percibir en forma directa impuestos aduaneros.

De hecho, los reparos de Asunción ante su impacto fiscal negativo fueron en gran parte responsables de que este acuerdo se demorara tantos años.

Pero el canciller paraguayo, Héctor Lacognata, se mostró "muy complacido" porque los acuerdos aseguran para su país, la economía más pobre del bloque, "un tratamiento acorde con su situación".

Pese a este paso trascendente, los socios del Mercosur no lograron terminar de acordar la redacción del Código Aduanero que discuten desde hace cuatro años.

El freno se debió a que Uruguay pretende que sea el Mercosur la autoridad responsable de fijar los montos de las retenciones, mientras que la Argentina, Paraguay y Brasil pretenden que sea cada gobierno el que tenga la autoridad para hacerlo.

La falta de acuerdo en este punto no alteró el buen clima de la reunión de cancilleres, que en ediciones anteriores se vio empañada en ocasiones por recriminaciones cruzadas y miradas desconfiadas entre los socios.

Esta vez, incluso hubo felicitaciones por el nivel de cohesión alcanzado, en particular por la reapertura, a finales de junio pasado, de las negociaciones de un acuerdo de asociación política y comercial con la Unión Europea (UE), uno de los principales logros presentados por Argentina durante su presidencia semestral.

Para Brasil, que este martes tomará la posta en el liderazgo del Mercosur, el bloque presentó a los Veintisiete una oferta "excelente" y ahora es el turno de "una correspondencia "del lado europeo para alcanzar un acuerdo "equilibrado y justo".

El canciller brasileño, Celso Amorim, adelantó que su país dará "énfasis" a las negociaciones con la UE, pero advirtió que también pretende impulsar conversaciones para acuerdos comerciales con países en desarrollo y recordó que tanto la UE como Estados Unidos "son mercados grandes pero están creciendo poco".

Con este telón de fondo, el Mercosur firmó con Egipto un tratado de libre comercio, el segundo que el bloque suscribe por fuera del área latinoamericana, luego del sellado con Israel en 2007.

Además, en un gesto de claro corte solidario, el Mercosur acordó otorgar preferencias arancelarias a Haití, el país más pobre de América y diezmado por un sismo en enero pasado.

Además, aprobó líneas de financiación por 794 millones de dólares del Fondo de Convergencia Estructural del Mercosur (Focem) para proyectos de infraestructura en los cuatro países del bloque.

Entre las tareas pendientes que heredará la presidencia brasileña figura la definición de la nueva representatividad que tendrá el Parlamento regional cuando sus miembros sean elegidos por el voto popular.

En este sentido, el canciller uruguayo, Luis Almagro, aseguró que su país, sede de ese cuerpo legislativo, hará los ajustes necesarios para que antes del 31 de diciembre se pueda avanzar en su pleno funcionamiento, según Efe.

En un debate centrado en temas comerciales y de integración, se coló también el conflicto entre Colombia y Venezuela, cuando Paraguay planteó la posibilidad de debatir en el seno del Mercosur una solución al diferendo.

Sin embargo, el canciller venezolano, Nicolás Maduro, aunque agradeció la iniciativa, prefirió que las discusiones se den en el ámbito de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

No obstante, es imposible predecir si el espinoso asunto será abordado en la XXXIX cumbre del Mercosur.
 
 
 
 
 
Este Sitio Web fue financiado por el Ministerio Federal de Cooperación Económica
y de Desarrollo (BMZ) de la República Federal de Alemania, a través de la
Fundación para el Desarrollo Económico y la Capacitación Profesional, Bonn (SEQUA)